RIF: J-30024861-5 / Lunes 18 de Diciembre de 2017 -

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Publicidad

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PLUMIARTICULOS
13/11/2014
ROEDORES: Los mayores ENEMIGOS del CULTIVO DE ARROZ
El Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias (FONAIAP) a través de la Estación Experimental Araure del CIARCO y la Oficina de la Dirección de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura y Cría, del estado Portuguesa, han venido realizando estudios acerca de la incidencia y control de las especies de ratas. Estos estudios, concluyen en que la rata más abundante en el cultivo del arroz en el estado Portuguesa es la Holochilus Brasiliensis se le conoce como RATA DE PANTANO o de pies palmeados, debido a que sus patas traseras están dotadas de finas y pequeñas membranas interdigitales, que le permiten tener hábitos acuáticos.

Esta rata presenta color marrón oscuro, desde la cabeza hasta el inicio de la cola haciéndose más clara hacia los costados. Algunas veces esa coloración marrón clara del pelaje aparece como pardo rojiza muy brillante al sol. La región del vientre es completamente blanca grisácea, incluyendo desde la garganta hasta el comienzo de la cola, la cual es marrón oscura desnuda, de color más claro que el dorso y ligeramente más larga que la longitud del cuerpo. Las orejas son pequeñas en relación al tamaño de la cabeza.

En localidades como Payara y Caño Seco, se ha encontrado la mayor incidencia de esta especie con respecto a otras, existiendo una proporción aproximadamente de 10 ratas de pantano por una de otra especie.

Observándose un mayor número de machos que de hembras, se determinó que la más alta incidencia ocurre durante la estación seca, con un máximo en el mes de febrero.
La hembra construye nidos por encima del nivel del agua a 30 o 40 cm aproximadamente, entrelazando el follaje y las espigas del arroz, donde deposita un promedio de 6 crías por hembra preñada.
Las crías de Holochilus Brasiliensis nacen sin pelaje, son de coloración oscura en el dorso y rosada brillante ventralmente, pesan aproximadamente entre 6 y 8 gr y no abren los ojos hasta después de 8 días; a esta edad alcanzan entre 10 y 14 gr, sólo después de dos semanas es cuando comienzan a tener actividad en el terreno. La maduración sexual puede ocurrir a los dos meses y medio para ambos sexos. Es frecuente observar que una hembra recién parida puede quedar preñada de nuevo, por lo tanto a la vez que está alimentando a sus crías (en lactación) está desarrollando la nueva prole, esto nos indica el grado de fecundidad y su comportamiento como plaga.

El control debe ser integral utilizando simultáneamente raticidas y estaciones de cebado.

Los raticidas comúnmente usados en el control de ratas son los anticoagulantes. Los efectos de estos compuestos son acumulativos, sus cebos deben ser consumidos en varias dosis, hasta producir la muerte por derrames internos, interfiriendo en el proceso de coagulación de la sangre.

Son relativamente seguros para el hombre y otras especies animales no involucradas en el problema por su baja concentración en los cebos. Los venenos de dosis única, por su alta toxicidad no deben ser empleados en el control, ya que pueden causar repelencia por parte del animal. Muchos de ellos como el fluoroacetato de sodio (exterminio) no tienen antídoto y el residuo que queda en el cadáver de la rata es suficiente para matar un zamuro o cualquier otro integrante de la cadena alimenticia.

El uso de los raticidas anticoagulantes, debe estar asociado a otras medidas que conllevan a un control integral, constante y sostenido durante todo el año, como la mejor vía para minimizar el problema. Cuando hay altas densidades de ratas, en el cultivo, prácticamente, el raticida se hace inefectivo, por ello es necesario el tratamiento simultáneo a la preparación del terreno. Señor Productor: estas son las medidas que deben practicarse para controlar las ratas en su cultivo de arroz.

1. Observe rastros, heces, caminos o aberturas en la maleza, que son síntomas de actividad y coloque en esos sitios las estaciones de cebado.
2. Comience el tratamiento con raticidas anticoagulantes, simultáneamente a la preparación del terreno para la siembra.
3. Calcule la cantidad de cebo según el área afectada, preferiblemente se debe hacer un recuento del daño o trampeo previo
4. Coloque entre 10 y 20 estaciones de cebado por hectárea, preferiblemente permanentes y protegidas de la humedad. De acuerdo a las posibilidades de la zona.
5. 100gr de raticida por estación (trampa) al comienzo, es una buena cantidad. Haga un estimado del consumo de raticida para tener buena referencia de la población.
6. Revise y reponga los cebos consumidos en la medida y en el tiempo en que se vaya agotando.


FUENTE: Revista Norte Empresarial, Año VI # 31. Tircio Rojas S.
Médico Veterinario e Ing. Agrónomo

COLABORADOR: Sarai Becerra - Pasante de Mercadeo - Las Plumas.
Usuarios:
Contraseña:
?
Clima
Publicidad

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Clima
Prensa
Revistas
VIDEOS
TECNIPLUMAS
Encuesta
¿Cómo se enteró para estar en la Web de Las Plumas?
 
Por INVITACIÓN de otra Persona...
Por Uso de Programa de BÚSQUEDA..
Por Publicidad de Las Plumas
Por VÍNCULO o ENLACE desde otra Web.
Ver resultados
Inicio / Plumiarticulos / Noticias / Eventos / Sitios de interés / Registro / Clasificados
Contáctenos / Compras en Línea / Foro / Notiplumas


Copyright © 2013. LAS PLUMAS Y ASOCIADOS C.A. - Todos los Derechos Reservados.